Según la Sociedad Española de Neurología (SEM) cada año, entre 110.000 y 120.000 sufren un ictus en España de las que alrededor del 50% sufren algún tipo de discapacidad o finalmente fallecen.

Una vez superado el proceso más agudo de la enfermedad, comienza el proceso de rehabilitación motora y demás aspectos para la recuperación de las habilidades que se vieron afectadas por el ictus. Las secuelas dependen de cada paciente en particular pero, por norma general, se observa físicas, conductuales, emocionales o cognitivas. Es por eso que, esta etapa de debe abordarse con un equipo multidisciplinar que involucre a neurólogos, psicólogos, fisioterapeutas, terapeuta ocupacionales siendo importante combinar las siguientes actividades:

  • Actividad física, ejercicios de motricidad y entrenamiento de movilidad
  • Actividad física asistida por tecnología como la realidad virtual, estimulación eléctrica funcional, tecnología robótica.
  • Actividades cognitivas y emocionales.
  • Estimulación cerebral no invasiva.

Desde Ionclinic, trabajamos para hacer llegar la tDCS a cada vez más unidades de neurorrehabilitación hospitalaria y que formen parte de los protocolos de recuperación en rehabilitación motora por daño cerebral y más patologías neurológicas. 

¿En qué consiste el tratamiento con tDCS?

El tratamiento por medio de la tDCS consiste en la aplicación de una corriente galvánica de baja intensidad sobre un área específica a través de unos electrodos colocados sobre el cuero cabelludo. La corriente actúa sobre las capas corticales y subcorticales de corteza del cerebro produciendo neuromodulación. Gracias al tratamiento con tDCS conseguimos un refuerzo de la conexión de las neuronas cercanas a la zona afectada del cerebro, y por otro lado, impedimos que otras zonas del cerebro interfieran en la recuperación después del ictus.

La técnica tDCS pretende mejorar el pronóstico de recuperación en personas con trastornos motores afectados por un ictus

Principales beneficios de la rehabilitación motora con tDCS

  • Existe gran evidencia científica en que el tratamiento continuado con tDCS puede aplicarse tanto en pacientes que han sufrido el ictus recientemente, como en aquellos con secuelas crónicas.
  • Se trata de un tratamiento muy seguro es totalmente invasivo e indoloro.
  • No es necesario un ingreso hospitalario ni una preparación previa del paciente. 
  • Presenta muy pocas contraindicaciones o efectos secundarios, apareciendo un leve dolor de cabeza que desaparece sin problemas.

La combinación de la tDCS con otros tratamientos

Una de las grandes ventajas que tiene el tratamiento de tDCS, es que puede combinarse con otras técnicas convencionales de fisioterapia (terapia física, entrenamiento conductual, motor o cognitivo) mejorando la recuperación de los pacientes gracias a los efectos neuromoduladores que potencias estas técnicas convencionales.

¿Quieres saber más sobre esta técnica de neuromodulación no invasiva?

Si eres profesional sanitario y estas interesado en conocer más acerca de esta técnica no invasiva, ponte en contacto con nosotros y te explicaremos todas las posibilidades de la técnica.