La tendinitis es la forma coloquial de referirse a aquella patología que afecta al tendón. Este término se encuentra en la actualidad en desuso al no reflejar los cambios histológicos que se producen en el tejido. Si conocemos cuáles son los síntomas de la lesión en el tendón, podremos acudir al especialista. El fisioterapeuta cuenta con un amplio arsenal para el tratamiento de tendinopatías. Este articulo tan solo pretende dar información sobre ciertos aspectos relacionados con la patología que afecta al tendón pero no debe suplir el manejo diagnostico o terapéutico prescrito por el profesional sanitario correspondiente.

¿Cuáles son los principales síntomas de la lesión tendinosa?

Una de las principales características de la lesión en el tendón es el dolor, que puede ser muy elevado e incapacitante o sordo y más relacionado con el movimiento. Uno u otro tipo de dolor dependerá del estado evolutivo de la lesión y ambos casos implicarán un manejo de la carga a la que se somete a la estructura.  Este dolor será un dolor a punta de dedo, que aumenta con el movimiento y puede ir acompañado o no de rigidez o impotencia funcional. Se trata de un dolor local. No es habitual que el dolor que afecta al tendón se desplace a otras zonas cercanas, en ese caso, será necesario el realizar un correcto diagnóstico diferencial.

El reposo absoluto normalmente estará contraindicado: la carga deberá manejarse de menos a más en función del los síntomas presentes. De hecho el ejercicio pautado de una forma correcta será imprescindible como parte del tratamiento. La lesión tendinosa no solo se caracteriza por dolor, también existirá alteración de la función muscular y pérdida del control motor en algunos casos.

 ¿Cuál es la incidencia de la lesión tendinosa?

La lesión que afecta al tendón ha sufrido un incremento importante en las últimas décadas debido al incremento de carga al que sometemos a la estructura ; ya sea a nivel deportivo profesional, amateur o laboral. También la vida sedentaria (falta de carga) y determinadas enfermedades sistémicas asociadas a una vida sedente son factores de riesgo para la aparición de la lesión.

Dentro de las tendinopatias mas prevalentes podemos encontrar aquellas que afectan a:

Practicamente cualquier estructura tendinosa es susceptible de sufrir este tipo de afectación, dependiendo de los factores de riesgos individuales  de cada paciente. Parte indispensable del tratamiento es el manejo o modulación de la carga y el ejercicio terapéutico guiado por un profesional sanitario.

Practicamente cualquier estructura tendinosa es susceptible de sufrir este tipo de afectación

Tratamiento de la lesión del tendón

Ante la lesión del tendón, su terapeuta puede optar por la aplicación de electrolisis EPTE como parte de su tratamiento, favoreciendo de este modo el proceso fisiológico de recuperación tendinosa, siempre dentro de un abordaje global de la lesión y guiado por un correcto razonamiento clínico.

Uno de los elementos importantes a manejar cuando la lesión tendinosa aparece o se instaura, es la modulación de la carga y el ejercicio terapeútico que junto con otras herramientas de las que dispone el fisioterapeuta o el médico, como puede ser la electrólisis ayudaran a manejar los diferentes estados evolutivos de la lesión.

Una de las opciones dentro del arsenal terapéutico es el tratamiento invasivo, entre ellos la electrólisis percutánea terapéutica. Normalmente no se trata de una técnica de primera elección, permite focalizar el tratamiento y ha sido demostrada su eficacia en tendinopatías. Es muy importante la prevención con el hábito de realizar calentamiento previo en la zona antes del ejercicio o atividad,respetar los tiempos necesarios de recuperación tras esfuerzo (alternar con descanso, recuperación,…), buena higiene postural y un correcto entrenamiento.

¿Por qué no es correcto el término tendinitis?

«Tendinitis» es un término que no corresponde con la etiología per sé de la lesión tendinosa. Sería más adecuado referirse a esta lesión del tedón como “tendinopatía”, que engloba diversos procesos patológicos en función del estado evolutivo de la misma. De hecho, etimológicamente, la palabra «Tendinits» cuenta con la terminación «-itis» que significa «inflamación». El principal tratamiento para ello sería reposo y tratamiento farmacológico con antiinflamatorios.

El uso del término tendinitis sería negativo en el caso de lesiones tendinosas puesto que tanto el reposo absoluto como el consumo continuado de este tipo de medicamentos AINEs o incluso cierto tipo de analgésicos tendrán una repercusión negativa en la recuperación de la lesión. Este carácter inflamatorio de la lesión tendinosa es controvertido y será más relevante en las primeras fases de la lesión que además ésta suele ser asintomático y con una relación desconocida en su totalidad con la perpetuación de la enfermedad.

Si te ha parecido interesante este artículo sobre lesiones en los tendones, no te pierdas:

El dolor crónico: cuando el daño se ha ido, pero el dolor se queda

La evolución del movimiento humano