El padel ha vivido un auge increíble en los últimos años, y ha permitido la entrada en el mundo del deporte a mucha gente que llevaba años sin practicarlo. Se calcula que en España existe más de 30.000 licencias federativas y que unos 2,5 millones de personas juegan al padel como aficionados, según una encuesta del CIS. En otros países también tiene mucho éxito el padel. En Argentina es el segundo deporte más practicado (después del fútbol, en el país de Maradona o Messi). Muy adictivo y divertido, el padel permite empezar a jugar sin contar con una forma física especialmente entrenada.

 Aumenta los jugadores de padel y aumenta también las lesiones derivadas de la práctica del padel en estos últimos años. Cada vez más gente juega al padel, y es relativamente fácil empezar a jugar. Esta son las lesiones que podrían considerarse más frecuentes, y a las que el aficionado debe prestar especial atención para evitarlas:

Epiconditilis en el padel.

Tendinitis (tendinosis) en el epicóndilo, tendón situado en el codo. Los gestos repetitivos en el padel (golpe de pala) pueden hacer sufrir a los músculos epicondilios. El movimiento de flexión y rotación que acompaña el golpe (drive ó revés), favorece este tipo de lesión. Se manifiesta con un dolor en la región externa del codo. También es conocido con el nombre de «codo de tenista» y también tiene una incidencia destacada entre las lesiones de quienes juegan al golf. También en el brazo, el síndrome del túnel carpiano es otra de las molestias asociadas al padel.

Hombro y manguito rotator en el hombro.

El manguito rotador está formado por el supra-infraespinosos, subescapular y redondo medio, subacromial. La tendinitis se manifiesta con dolor y podría derivar en una rotura. Otro tipo de dolencias derivadas de la práctica del padel pueden ser las bursitis. El dolor se manifiesta con la elevación y rotación de la articulación del húmero.  Pinzamiento , dolor, incapacidad para realizar movimientos en la zona afectada son otros de los síntomas de los jugadores de padel afectados por tendinopatías en el manguito rotator.

Otro tipo de lesiones en el padel:

  • Esguinces de tobillo y rodilla.
  • Lesiones musculares de gemelo e isquiotibiales (al agacharse, por ejemplo).
  • Problemas lumbares. En el padel se moviliza la zona lumbar en todas las direcciones. Puede ocasionar lumbagos y lumbalgias.
  • Aquiles. Habitual en individuos que no practicaban deporte de manera habitual y empiezan a jugar intensamente. Se da también en cambios en el calzado, en las superfícies de juego. Síntoma: dolor en la zona de inserción del calcáneo.
  • Lesión tendinitis rotuliana en el padel: habitual en deportes con mucha flexión y extensión. Incluso por causas mecánicas, com golpes.
  • Fascitis plantar. La elección del calzado juego un papel fundamental en evitar este tipo de dolencias.

 Juego al padel: el perfil del lesionado del padel

El perfil del lesionado «medio» en el padel es el de un hombre de más de 50 años, que juega partidas de más de dos horas y que lleva más de 5 años jugando al padel. Se puede concluir que se trata de una persona que ha estado inactiva durante un período de tiempo prolongado y que ha iniciado una actividad con asiduidad e intensidad.

Prevención de lesiones en el padel

Para evitar estas lesiones en el padel se aconseja calentamiento previo, y un estiramiento postpartido, además de un buen programa de entrenamiento que contribuya a corregir los gestos que pueden derivar en una lesión. Ejercicios complementarios para el jugador de padel, como sentadillas, bicicleta o natación también han sido referenciados. Si eres jugador de padel, aquí te dejamos algunos enlaces interesantes a posts sobre ejercicios de prevención de lesiones en el padel:

En el caso de una lesión tendinosa de un jugador de padel, la atención de un fisioterapeuta puede ser clave para mitigar el dolor, recuperar movilidad y volver a la práctica del padel. Una de las técnicas más avanzadas para el tratamiento de estas lesiones en los tendones es la electrólisis percutánea terapéutica. El dispositivo EPTE®, que utilizan centenares de fisioterapeutas en centros homologados para la aplicación de la electrólisis percutánea terapéutica, permite un tratamiento con corrientes prácticamente indoloras y una alta tasa de éxito en su recuperación.

Vídeo sobre lesiones en el padel:

Síguenos en Twitter: 

¿Te ha gustado este artículo? Quizás también te pueda interesar:
Postureo en verano: análisis del terapeuta.
La fascitis plantar: las chanclas no son para el verano.
¿Tienes una tendinitis? Busca tu centro homologado EPTE.