Javier Herraiz Garvín es el Coordinador de Docencia e Investigación en EPTE®, Electrólisis Percutánea Terapéutica. Fisioterapeuta y C.O en Osteopatía, cuenta con una extensa experiencia clínica en la aplicación de  electrólisis percutánea. En la actualidad desarrolla su actividad profesional en el departamento de Rehabilitación del Hospital Universitario Infanta Leonor; primer centro público de España donde se comenzó a aplicar EPTE®; y en el que lleva a cabo el Ensayo Clínico, titulado:“ Efectividad de la Electrólisis Percutánea Terapéutica (EPTE®) en las Tendinopatías crónicas del Tendón de Aquiles”, cuyo piloto fue presentado en el congreso Muscletech Network 2015, organizado por el FC Barcelona y la Fundación Leitat..

Como docente, Javier Herraiz ha colaborado con distintas universidades y organismos de formación. Cuenta con una extensa formación de postgrado en diferentes campos, especializándose en el Tratamiento Invasivo. Desde septiembre de 2015, es docente titular de los cursos EPTE®,Electrólisis Percutánea Terapéutica, impartidos en España, Portugal y México.

Javier Herraiz: electrólisis con razonamiento clínico

La electrólisis percutánea es una técnica de aplicación en el tratamiento de distintas lesiones, y está viendo un importante auge en estos tiempos. ¿Cuáles son sus ventajas respecto a otros tratamientos convencionales?

Javier Herráiz: En el abordaje de distintas entidades patológicas nos encontramos en ocasiones con gran dificultad para alcanzar resultados favorables ; bien por la evolución tórpida propia de la estructura afecta o por la no posibilidad de influir de forma directa sobre el tejido lesionado. La aplicación de Electrólisis debe ser considerado como una herramienta más de alto valor terapéutico a aplicar dentro del contexto de un tratamiento global y precedido siempre de un correcto razonamiento clínico. No debemos caer en el error de aplicar esta técnica de forma arbitraria y sin un correcto fundamento teórico. La aplicación de EPTE®, nos permite influir de manera directa sobre el tejido afecto, poniendo en marcha una serie de procesos fisiológicos que contribuyen a la resolución de la lesión. El tratamiento convencional a través de las distintas técnicas que engloban la terapia manual y el ejercicio terapéutico en ocasiones no son suficiente para revertir una determinada situación clínica, siendo necesario un estímulo mayor para influir sobre estos procesos.

Javier Herraiz: curso EPTE® electrólisis percutánea terapéutica

La formación EPTE® cuenta con una importante parte práctica centrada en tendinopatías. ¿Por qué este curso se centra en tendones?

La formación se centra principalmente en el abordaje del tendón, puesto que es la única estructura en la que existen ensayos clínicos aleatorizados con grupo control que avalen la efectividad de la técnica.

Es cierto, que existen estudios primarios en animales para la aplicación de la electrólisis en músculo, tras un periodo de 7 días tras la lesión con resultados bastante prometedores, pero a día de hoy no existe ensayo clínico en humanos que avale su aplicación.

Disponemos de evidencia clínica que justificaría su uso en otras localizaciones; todo ello precedido como siempre de un correcto razonamiento clínico; pero en un momento actual donde se promueve una práctica clínica basada en la evidencia científica, puesto que somos profesionales de la salud, tendremos que esperar a tener los resultados de los diferentes ensayos clínicos aplicados a estas otras estructuras para incorporar su práctica en la formación.

El primer módulo del curso está centrado en una necesaria introducción teórica (histología tendinosa, teoría del dolor,… ¿Qué papel juega en el trabajo posterior del terapeuta esta contextualización necesaria?

Javier Herráiz:Este módulo teórico es imprescindible para una correcta aplicación de la técnica. Como bien he comentado anteriormente, EPTE® es una herramienta más dentro de un contexto clínico, donde el profesional debe manejar de forma fluida una serie de conceptos para poder aplicar la técnica de forma segura y eficaz.

Será necesario que el alumno conozca la histología y fisiopatología tendinosa que marcará su proceso evolutivo y justifique la aplicación de la técnica.

Es imprescindible que el alumno tenga en cuenta antes del tratamiento invasivo aspectos tales como: localización de la lesión; fase evolutiva de la misma (modelo del continuum); tiempo de evolución; implicación del sistema nervioso central (procesos de sensibilización); influencia de patología sistémica o por ingesta de determinados fármacos; correlación diagnóstico por imagen y sintomatología clínica; posibles tratamientos a aplicar y evidencia científica al respecto; manejo del ejercicio post-tratamiento (isométrico, concéntrico-excéntrico, HSR, pliométricos, control motor, etc…)

Javier Herraiz profesor EPTE electrólisis percutánea

Javier Herraiz Garvín es el coordinador de docencia e investigación de EPTE electrólisis percutánea terapéutica

El curso EPTE electrólisis percutánea cuenta con una constante actualización de contenidos. ¿En qué consiste esta actualización?

JH: El temario del curso se va actualizando en base a una revisión constante de los estudios publicados en el ámbito científico y a la práctica clínica de aquellos que formamos el grupo de desarrollo de EPTE®, la búsqueda constante de nuevos abordajes cada vez más seguros y eficaces; así como el conocimiento que vamos adquiriendo con el desarrollo de los diferentes ensayos clínicos se va incorporando al contenido de los cursos. Para poder favorecer el acceso de los alumnos a este contenido hemos generado una Zona Privada, donde el profesional dispone de acceso a determinadas herramientas que facilitarán la aplicación de la técnica y también podrá estar actualizado sobre los nuevos conceptos desarrollados.

Usted ha impartido cursos en distintas ediciones de la formación EPTE® electrólisis percutánea terapéutica, con algo más de 400 alumnos formados. 

JH: La docencia siempre ha sido un elemento importante en mi desarrollo profesional, una manera de poder compartir el conocimiento adquirido en años de formación y de constante búsqueda de conocimiento a través de la lectura, revisión de material científico y aplicación clínica del mismo. Ciertamente han sido unos meses bastante intensos, con muchas horas invertidas pero que han merecido la pena , tal y como muestra las evaluaciones del alumnado. Actualmente contamos con muchos frentes abiertos para dotar  a la aplicación de la electrólisis de una correcta evidencia científica y la formación es uno de los pasos necesarios para dar a conocer de una forma adecuada su aplicación.

A pesar de llevar bastantes ediciones impartidas, cada curso es un nuevo reto, una oportunidad de aprender y compartir experiencias con un alumnado cada vez más preparado. Esta actividad docente me ha dado la oportunidad de conocer a otros compañeros del ámbito de la salud y enriquecer mi propia práctica clínica. El reto era el dar una continuidad a un proceso ya iniciado en años anteriores por otros compañeros, incorporar los nuevos hallazgos en la aplicación del tratamiento de las tendinopatías, dar solución a las nuevas necesidades planteadas por el alumnado y todo ello manteniendo un nivel de calidad máximo. Para ello fue necesario incrementar el número de horas del curso y modificar completamente el contenido teórico y práctico del mismo. Tengo que agradecer al resto de docentes y al equipo de EPTE® su apoyo a este nivel, sin el que no hubiera sido posible conseguirlo.

Javier Herraiz: investigación, aguja bipolar y futuros retos


En estos momentos coordina un estudio de investigación de aplicación de EPTE con aguja bipolar. ¿Qué ventajas ofrece las microcorrientes o aguja bipolar y qué resultados arrojan los primeros casos?

Javier Herraiz: La puesta en marcha de la aguja bipolar para la aplicación de EPTE® abre la puerta a un sinfín de aplicaciones que a largo plazo implicarán un cambio importante en la aplicación de la electrólisis. En estos momentos, el uso de la aguja bipolar nos permite trabajar a una menor intensidad con respecto al tratamiento convencional de EPTE® electrólisis percutánea terapéutica, puesto que la distancia interpolar es infinitamente menor. siendo mucho más selectivo en la aplicación del tratamiento y evitando parte de las contraindicaciones presentes en la técnica convencional como puede ser la presencia de material de osteosíntesis en la zona a tratar.

En cuanto a los datos preeliminares del estudio disminuye el número de tratamientos necesarios para la resolución de la sintomatología del paciente en comparación con la aplicación convencional. La aplicación aún más selectiva, la disminución de los riesgos al poder trabajar a una intensidad aún menor y la necesidad de un menor tiempo para alcanzar la resolución de los síntomas del paciente son algunos de los aspectos a destacar de la aplicación con la aguja bipolar.

¿Cuáles son los retos que afronta en este año?

JH: En relación a la docencia damos continuidad a nuestra presencia en España y Portugal, ampliamos en Latinoamérica, incorporamos Italia y otros países. Que el dispositivo EPTE electrólisis percutánea terapéutica disponga del marcado CE Sanitario nos avala como un dispositivo que cumple la normativa para la aplicación de técnicas invasivas en seres humanos que nos está abriendo muchas puertas para la exportación de nuestra formación.

El mismo esfuerzo que estamos realizando a nivel docente, para poder ofrecer una formación de máxima calidad, lo estamos realizando a nivel científico con la puesta en marcha a lo largo de este inicio de año de diferentes ensayos clínicos que pretenden dar respuesta a muchas de las dudas que existen en relación al campo de la electrólisis percutánea.

Javier Herraiz en ponencia sobre experiencia de EPTE electrolisis percutánea

Javier Herraiz en su ponencia en el Forum Internacional del Sistema Aquileo Calcaneo Plantar