El intrusismo en fisioterapia es uno de los grandes problemas que afecta no sólo a la profesión, que cuenta con 40.000 profesionales colegiados en España, si no también a los pacientes. Durante los últimos tiempos, tanto los profesionales de la fisioterapia como los colegios que los respresentan vienen denunciado diversos casos de intrusismo en fisioterapia. La profesión del fisioterapeuta requiere de una titulación universitaria para ejercerla, y estar debidamente colegiado.

1) Un intrusismo en fisioterapia de primera división: «el amigo de Cristiano Ronaldo»

El caso del masajista contratado para ejercer sus servicios en el primer equipo del Real Madrid, sin ser titulado en fisioterapia, preocupó tanto a los profesionales del entorno del club, que hicieron patente su malestar, como al colegio de fisioterapeutas de la Comunidad, que envió un comunicado al respecto. El masajista (cuyo nombre, Vitor Pimenta, era desvelado por el diario el Confidencial) cuenta con dos cursos de formación profesional, de acuerdo con esta información, pero no con un grado de fisioterapia. Ante este supuesto caso de intrusismo profesional, el club alegó que la contratación había sido realizada por una empresa externa. Según diversas fuentas, Pimenta es amigo de Cristiano Ronaldo y otros jugadores portugueses del club blanco. Un mes después de su contratación, se anunció su salida del club.

2) Denuncia por intrusismo en fisioterapia y abusos sexuales: un caso grave

Hace unos años se dio a conocer un caso de intrusismo en fisioterapia en la província de Málaga realmente preocupante. Un falso fisioterapeuta (no no contaba con título), fue detenido en 2009 en Nerja acusado de intrusismo profesional y abusos sexuales. Tal y como informa el colegio de fisioterapeutas de Andalucia, su presidente Miguel Villafaina se personó en calidad de perito a propuesta de la acusación. En su informe destacaba que «los masajes terapéuticos o masoterapia son actos propios del título de fisioterapia». El caso se resolvió con una multa y cese de la actividad.

Otro caso, también relacionado con un supuesto caso de delitos sexuales, fue denunciado por una de las clientas en 2012, en la província de Sevilla. El propio colegio de fisioterapeutas de Andalucía se hacía eco en su página web. El colegio había comprobado que carecía del título. Además, ya había sido denunciado en otra ocasión.

3) Seis personas imputadas por intrusismo en fisioterapia en Madrid

Este caso de intrusismo en fisioterapia se conoció en diciembre de 2014, cuando la guardia civil imputó a 6 personas que ejercían en diversas localidades de la Comunidad de Madrid. Durante la investigación, de acuerdo con la notícia que se puede leer en este enlace, los agentes tuvieron que «diferenciar los masajes relantes […] de la rehabilitación y el tratamiento pailativo de lesiones», responsabilidad que compete a un profesional sanitario.

4) El intrusismo se paga: 6 meses de cárcel por ejercer sin titulación

El colegio de fisioterapeutas de Canarias denunció durante años el caso de una consulta abierta a la calle, en la que se ejercía sin la corresponodiente titulación, en un municipio del sur de la isla de Tenerife. Finalmente, tal y como informa el colegio en su página web, fue condenado por un delite de «intrusismo y falsedad documental». La sentencia de la Sala de lo Penal del Santa Cruz de Tenerife, que llegó en 2013,  fue acogida por el colegio de fisioterapeutas de Canarias como una demostración de que el intrusismo en fisioterapia y el intrusismo profesional en general no queda impune.

5) Cuando el intrusismo en fisioterapia no se esconde: con placa y consulta

Otro caso de intrusismo en fisioterapia que terminó con condena de prisión (4 meses de cárcel) se dio a conocer en 2009. Un ciudadano que ejercicia en la población de Socuéllamos (Ciudad Real) fue condenado por ofertar servicios de fisioterapia sin título. De acuerdo con la información, una placa situada en la puerta del establecimiento lo anunciaba como «fisioterapeuta». La notícia fue publicada en «La Tribuna de Ciudad Real».

En Castilla la Mancha es obligatorio para ejercer contar con el título y estar colegiado. Precisamente el colegio de Fisioterapeutas de Castilla la Mancha lanzó este mes de junio una divertida campaña con el humorista manchego Joaquín Reyes, para concienciar de los peligros y el daño que hace el intrusismo en fisioterapia a profesionales y pacientes.

Los profesionales, contra el intrusismo en fisioterapia y por la dignidad de la profesión

Los fisioterapeutas deben contar con una titulación universitaria, que los acredita como tales. La ley 44/2003 recoge las distintas profesiones sanitarias, entre ellas la fisioterapia. Por tanto, esto garantiza que el paciente que acude a uno de estos terapeutas está en manos de un profesional sanitario. Además, debe estar colegiado para ejercer su profesión, y cuenta con todas las garantías y seguros que marca la ley.

En este artículo publicado en la Opinión de Málaga se explica el marco legal de la fisioterapia y la situación en España de otras prácticas como la Osteopatía (una herramienta siempre que quien la ejerza sea un profesional sanitario, principalmente un fisioterapeuta), la quiropráctica o el quiromasaje.

Ante todo, hay que destacar que el último perjudicado por el intrusismo en fisioterapia es el paciente, puesto que se trata de su salud, y que es necesario hacerle llegar toda la información para evitar que le puedan confundir y sepa exigir ser tratada por un profesional debidamente cualificado y que cumple toda la legislación al respecto.

En este otro blog, hemos encontrado otras notícias sobre intrusismo en fisioterapia: "Déjalo en mis manos"

Si te ha interesado este artículo, quizás también te puede interesar conocer la formación para fisioterapeutas en electrólisis percutánea terapéutica:

Quizás también te pueda interesar:
Electrólisis percutánea: 10 razones para elegir EPTE.