La electrólisis percutánea terapéutica es un tratamiento que se ha demostrado eficaz en lesiones tendinosas y de tejido blandos gracias al efecto de la aplicación de corriente galvánica en el tejido dañado. En el caso de EPTE®, electrólisis percutánea terapéutica, se aplica una intensidad de tratamiento en microamperios (una millonésima parte de un Amperio). La elección de una baja intensidad (microamperios en lugar de miliamperios) es una cuestión de seguridad.

La cantidad de materia descompuesta en sus sustancias básicas (electrólisis) es proporcional a la carga eléctrica y por tanto es proporcional a la intensidad y al tiempo, según nos indica la primera ley de Faraday sobre la electrolisis, basada en sus investigaciones electroquímicas publicadas en 1834 y hasta hoy en día aceptada por toda la comunidad científica. En el siguiente post pasamos a detallar la relación entre la intensidad / tiempo y los factores de seguridad en su aplicación.

Relación entre intensidad / tiempo y factores de seguridad

La intensidad y tiempo de tratamiento en la electrólisis determinan la CARGA ELÉCTRICA aplicada en el tejido. Esta carga eléctrica se mide en culombios. Por tanto, quedaría establecida la siguiente fórmula:

Q = I x t (intensidad (A) por tiempo (Sg)).

La electrólisis se produce cuando se aplica una corriente continua (galvánica) mediante un par de electrodos conectados a una fuente de energía eléctrica a través de una disolución o electrolito. El electrodo conectado al polo positivo se conoce como ánodo, y el conectado al negativo como cátodo. La corriente eléctrica continua transcurre del polo negativo al positivo, a través de un electrolito. En el caso de la electrólisis aplicada con fines terapéuticos, el paciente (más bien sus diferentes tejidos) es el electrolito.

La utilización de la corriente eléctrica con fines terapéuticos supone siempre ciertos riesgos para el paciente, puesto que podría causar distintos daños (en casos extremos, incluso la muerte por electrocución). El que se produzca un tipo de daño u otro y su gravedad depende de varios factores tales como las características fisiológicas del ser humano afectado, el entorno (húmedo, seco, etc.) y de las características de la corriente eléctrica: continua, alterna, frecuencia, y principalmente de la intensidad de la corriente que circule por el cuerpo y el tiempo de paso.

Para conseguir la carga eléctrica terapeutica existen dos opciones en el mercado:

  • Generar una baja corriente eléctrica durante un largo periodo de tiempo
  • Generar una alta intensidad eléctrica durante un corto periodo de tiempo.

En ambas modalidades se consigue la misma carga eléctrica, como se muestra en la siguiente figura, que según la primera ley de Faraday es el factor determinante para el cálculo de la cantidad de electrolisis.

Intensidad carga electrólsis

Misma carga eléctrica con dos intensidad distintas

Se genera la misma electrolisis generando una corriente de 2mA (2000µA)  durante 10 segundos que generando una corriente de 0.2 mA (200µA) durante 100 segundos.

A pesar de conseguir una misma carga eléctrica en ambas configuraciones, el trabajar con intensidades altas tienen varios factores negativos con respecto a trabajar con corrientes más bajas:

  1. Mayor sensación de dolor durante la terapia debido a tener una mayor densidad de corriente. La densidad de corriente es el cociente entre la corriente y la superficie del electrodo de aplicación. En el caso del electrodo negativo (cátodo), la superficie es muy pequeña aumentando la densidad de corriente.
  1. Mayor riesgos de sufrir efectos secundarios adversos.

Intensidad y seguridad: norma relativa a efectos de la corriente sobre el hombre

Tomando como referencia la guía de buenas prácticas elaborada por el Ministerio de Trabajo Español en relación a la corriente eléctrica, y aplicada a la normativa relativa a los efectos de la corriente sobre el hombre y los animales domésticos, UNE 20572-1. En ella se detalla la posibilidad de realizar alteraciones en la piel por corriente continua (galvánica) en función de la densidad de corriente que circula por un área determinada (mA/mm2) y el tiempo de exposición a esa corriente.

Efecto sobre la peil paso corriente

Efecto sobre la piel del paso de la corriente según densidad / tiempo

Imagen extraida de la guía de buenas prácticas NTP 400: Corriente eléctrica: efectos al atravesar el organismo humano del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Se distinguen distintas zonas, según la alteración que presenta la piel:

  • Zona 0: sin alteración.
  • Zona 1: enrojecimiento e hinchazón en los bordes del electrodo.
  • Zona 2: coloración marrón en la zona del electrodo, y con varias decenas de segundo, hinchazón alrededor del electrodo.
  • Zona 3: puede producir carbonización.
En esta figura se puede observar y concluir que la densidad de corriente es el factor con mayor peso ante una situación adversa (peligrosidad en la aplicación de la técnica). El tiempo de exposición tiene mucho menor peso ante una situación adversa.

Intensidad y seguridad: ejemplo demostrativo

Como ejemplo demostrativo, tomaremos dos valores de densidad de corriente y tiempo de exposición que nos den la misma carga eléctrica y se observa que el nivel de peligrosidad en alta densidades de corrientes es mayor que en baja densidad de corriente:

Muestra 1:    20 mA/mm2    10 segundos    Q(1mm2)= 200 mC

Muestra 2:    05 mA/mm2    40 segundos    Q(1mm2)= 200 mC

Carga eléctrica en la electrolisis

Distinta intensidad y misma carga eléctrica final

Por último, tanto trabajando con bajas o altas corrientes eléctricas el nivel de corriente terapéutico se debe alcanzar de manera gradual tal y como indica la Norma UNE 60601-2-10 equipos electromédicos.

El equipo de EPTE®, que cuenta con el certificado CE sanitario cuenta con un sistema de seguridad de doble rampa para alcanzar la corriente máxima de tratamiento. Esta entrada gradual también afecta al umbral de dolor del paciente  y permite una adecuación progresiva al paso de la corriente (al ser progresivo, se hace una adaptación gradual), además de conocer el punto de disconfort del paciente. En el caso de hipersensibilidad del paciente y que el punto de disconfort se situara por debajo de la intensidad de tratamiento, se podría aplicar la electrólisis percutánea buscando la misma carga eléctrica, es decir, el mismo Q, variando el parámetro tiempo.

Intensidad y seguridad. referencias:

  • Norma UNE en 60601-1. Requisitos Generales de los equipos electromédicos.
  • Norma UNE 60601-2-10 equipos electromédicos. Requisitos particulares de seguridad para los estimuladores nerviosos y musculares.
  • ISO 14.971:2009. Medical Devices – Application of risk management to medical devices ISO 14971:2007.
  • Instituto nacional de seguridad e higiene en el trabajo. NTP 400: Corriente eléctrica: efectos al atravesar el organismo humano.

¿Te ha interesado este artículo? También te puede interesar:

Distancia interpolar: seguridad en la aplicación de la electrolisis

¿Qué es un CE sanitario? Proceso para homologar un producto sanitario