Un oro, tres platas y dos bronces. Seis nuevas medallas lucen en el palmarés de la selección española de piragüismo tras el campeonato del mundo de maratón de Oklahoma, celebrado entre el 26 y 28 de septiembre en los Estados Unidos.

El gallego Tono Campos consiguió el oro para España, tras un recorrido de 25 durísimos kilómetros en canoa (C1) con un crono de 02:08:19,628. Una hazaña sobrehumana a prueba de los más grandes y donde sólo compitiendo al 100% existe alguna posibilidad de tocar la gloria. Bien lo sabe David Rivera, el fisioterapeuta a cargo, desde 2009, de la preparación y recuperación de los piragüistas españoles.

Las manos de David han tratado a la mejor generación de deportistas que ha dado España en esta disciplina. Y su principal aval reside en la recuperación de los piragüistas en el menor tiempo para competir con las mayores garantías. Todo pesa en la forja de los campeones. Rivera quiere lo mejor para el combinado nacional y para el deporte del que es aficionado, antes que fisioterapeuta. Y en esa búsqueda ha encontrado una nueva arma: los  dispositivos EPTE®. «La electrólisis percutánea terapéutica me permite recuperar lesiones cronificadas en el tendón en menos tiempo, incluso en casos que el deportista había asumido como irreparables y que ponían en riesgo su progresión».

Rivera ha introducido el dispositivo EPTE® en Fisiorivher, su propia clínica de Zamora, para rehabilitar tendinopatías en todo el arco de pacientes (desde aficionados a profesionales). Y visto el resultado, nos explica, era lógico aprovechar el potencial reparador del dispositivo en el piragüismo español.

La electrólisis percutánea con EPTE® resulta escasamente agresiva, es prácticamente indolora y ofrece una ventaja adicional para el deporte de élite: el tratamiento no exige un parón total de la actividad física, sino que es compatible con entrenamientos de baja intensidad. Esta continuidad favorece la rehabilitación en tiempos más cortos.

Con estos credenciales, EPTE® concurría al mundial de piragüismo por primera vez, en la estrategia del cuadro de fisioterapias de la selección española. El resultado, ya lo saben: un campeonato del mundo, tres subcampeonatos, dos bronces y la sensación general del trabajo bien hecho.

Tono Campos, campeón del mundo de maratón en piragüismo de Oklahoma

Tono Campos, campeón del mundo de maratón en piragüismo de Oklahoma

Un oro, tres platas y dos bronces en el palmarés

En la misma prueba en que Tono Campo se alzaba con el oro, el también gallego David Mosquera quedó cuarto, a un minuto del bronce. Ángel Esteban se colgó la medalla de bronce en C1 júnior y otros dos canoístas júnior españoles, Álvaro Garrido e Ignacio Calvo, también conseguían el bronce en la final de C2.

La competición también brindó la oportunidad de comprobar la buena forma de veteranos como Emilio Merchán (con un historial de cinco oros en la competición) que esta vez consiguió el bronce con su pareja de Kayak Iván Alonso tras en un emocionante sprint final que terminó con plata para otra pareja española: Walter Bouzán y Álvaro Fernández Fiuza.

EPTE® Electrólisis Percutánea Terapéutica felicita al equipo español por estos resultados deportivos, que encumbran a una nueva generación de piragüistas. La simple participación en una prueba en el extranjero supone ya todo un triunfo para estos atletas profesionales. Especialmente, cuando muchos se han visto obligados a competir con demasiados factores en contra, a menudo costeando gastos de su bolsillo y siempre compensando con esfuerzo, dedicación y sentido deportivo las miserias de un deporte injustamente olvidado.