La fisioterapia puede ayudar a las personas mayores a vivir mejor, y a “añadir vida a los años”. Éste es precisamente es el lema del día mundial de la Fisioterapia de este año, que se celebra el 8 de septiembre. En esta ocasión, se presta especial atención a los mayores de 70 años.

La población mundial envejece. De acuerdo con la World Confederation for Physical Therapy (WCPT) en 2050 habrá más de 9 billones de personas, de las cuales 2 billones superarán los 60 años, y 400 millones superarán los 80. Con la ayuda de la Fisioterapia, además de prevenir y tratar enfermedades, estas personas podrán ganar en movilidad y por ende en calidad de vida.

Sin embargo, un tercio de las personas de más de 70 años no cumplen con las recomendaciones de actividad física, según la OMS. Muchos pacientes no siguen las recomendaciones del terapeuta.  Eso complica el tratamiento propuesto por el fisioterapeuta. El papel activo del paciente junto con su implicación es la clave para lograr mejores resultados.

¿Qué puede hacer la Fisioterapia por mí?

La Fisioterapia insiste en ser más activos, especialmente aquellas personas con problemas derivados de la edad o de enfermedades. Las personas que acuden al fisioterapeuta y se ejercitan reducen hasta un 32% el riesgo de caerse (1 de cada 3 personas mayores se cae al menos una vez al año). El ejercicio físico terapéutico también disminuye la incidencia de padecer un Ictus (15% en las personas activas).

Uno de cada 5 casos de demencia senil podría explicarse por inactividad. Además, 10 millones de casos podrían incluso evitarse gracias al ejercicio planificado por el fisioterapeuta (WCPT). En resumen, una persona mayor que “se mueve” tiene más calidad de vida, es más funcional y por lo tanto mejora su salud.

Una historia de superación

Y.G. tiene 70. Vive en España desde hace más de veinte años (nació en Francia). Hace 15 años tuvo un accidente doméstico, con consecuencias a medio plazo. “Me caí de una escalera cuando colgaba unas cortinas. Sentí que que me había hecho daño en la parte lumbar. Años después noté que arrastraba la pierna derecha al andar”. En ese momento empezó a buscar solución al problema.

Y.G. fue al traumatólogo, y posteriormente al neurocirujano, que le detectó un pinzamiento entre la vértebra L5 y S1. Tomó la decisión de operarse, pero no notó mejoría. Empezó a ir al fisioterapeuta quien le detectó una importante pérdida de masa muscular. Ante esta situación se planteó una intervención de dos días por semana con trabajo de fortalecimiento. Consiguió óptimos resultados: “he recuperado parte de la movilidad, sobre todo en el tobillo, lo tenía muy débil”.

“Estoy motivada, puedo moverme por mí misma y llevar una vida activa. Hago natación, entreno de 2 a 3 horas a la semana,…  Acudo a pie a entrenar, recorriendo más de 6 kilómetros entre ida y vuelta”. Y.G. había hecho ejercicio durante su vida (senderismo, natación, golf..) pero ahora entrena para fortalecer la pierna y recuperar masa muscular.
Además de las sesiones de Fisioterapia, ahora hace ejercicios pautados por su fisioterapeuta especialista en entrenamiento muscular. Su musculatura está más fuerte, lo que ha repercutido en una buena estabilidad (antes se caía todos los días).
“Incluso hago ejercicios que no podía hace un año, como por ejemplo sentadillas”.
Una de las claves, según su fisioterapeuta ha sido poder trabajar y mejorar lo suficiente la fuerza concéntrica y sobre todo la excéntrica para reequilibrar y mantener la postura. Entrena con EPTE® Inertial Concept con ejercicios y movimientos diseñados y orientados a este fin. De esta forma Y.G. podrá, en el futuro, evitar pérdidas de equilibrio y tener alguna caida. “Recomiendo hacer deporte para mantenerse ágil y ser personas independientes”.

Ejercicio terapéutico en Fisioterapia

Jose Casaña Granell, Fisioterapeuta y Licenciado CC de la actividad física y del Deporte, que actualmente desarrolla su labor como profesor Doctor en la Facultad de Fisioterapia de la Universidad de Valencia, nos habla acerca del ejercicio preventivo. Este tipo de ejercicio como su nombre indica previene al sujeto de “padecer o sufrir algún tipo de alteración que repercuta en su funcionalidad y en definitiva en su salud”.

Por ejemplo las personas mayores son más propensas que las jóvenes a caerse, debido al proceso de sarcopenia. “Enfermedad que se identifica con una pérdida de la masa muscular y fuerza a partir de los 50 años”, observada sobre todo en la extremidad inferior. Esta situación conlleva además de una disminución de la funcionalidad del día a día (subir y bajar escaleras, levantarse de la cama, silla o caminar por la calle), de un incremento potencial del riesgo de sufrir caídas.

 El ejercicio de fortalecimiento sería una medida preventiva adecuada y beneficiosa.

“A nivel competencial este tipo de actuaciones “sanitarias” son exclusivas de los Fisioterapeutas, dejando a los graduados de ciencias de la actividad física y del deporte aquellas actuaciones donde no se aborden patologías”.

Fisioterapia y Esclerósis múltiple:

Entre los beneficios del ejercicio terapéutico, existe evidencia de que “la aplicación de un programa de ejercicio físicos cinco días / semana durante un mes, produce mejoras en la fuerza muscular y la movilidad en pacientes mayores con esclerosis múltiple sin producir exacerbaciones agudas de la sintomatología”. Con estos ejercicios se favorece el crecimiento muscular y cambios sustanciales en la función neuromuscular. También se contrarresta los negativos efectos de la sarcopenia.

Fisioterapia y máquinas isoinerciales

Una de las modalidades para mejorar la fuerza que actualmente está empleándose en personas mayores son las máquinas isoinerciales. “Este tipo de entrenamiento siempre que esté prescrita por un fisioterapeuta con conocimientos adecuados para la programación y cuantificación del ejercicio físico terapéutico podrá proporcionar beneficios en multitud de patologías crónico-degenerativas, que actualmente son las más observadas en la personas de edad avanzada”. Explica el Dr. José Casaña.

 

¿Te ha interesado este artículo? También te puede gustar:

Azúcar extra en los alimentos. ¿Somos conscientes?

5 motivos para acudir al fisioterapeuta – EPTE®