Las tendinopatías o lesiones que afectan al tendón son, junto con la patología muscular, una de las lesiones más prevalentes en las consultas de Fisioterapia. Existen diferentes líneas de investigación que están intentando arrojar luz sobre las diferentes causas que pueden desencadenar el inicio de estas lesiones. En este post te hablamos de las causas más frecuentes de las tendinopatías con Javier Herraiz, coordinador de docencia e Investigación de EPTE®.


Al igual que otras patologías, la tendinopatía o lesión del tendón tendrá un origen multifactorial, lo que implica que son diversos los aspectos a tener en cuenta de cara al tratamiento o la prevención. En este punto, tendremos que analizar también aquellos factores de riesgo que pueden favorecer la disfunción.

Tendinopatías y alteración de la carga

tendinopatía fascia plantarLa teoría principal en relación a la aparición de esta lesión del tendón – conocida popularmente como tendinitis aunque no es su denominación correcta-, es la alteración de la carga. Tanto el exceso como la falta de carga serán factores que pueden desencadenar todos los procesos biológicos subyacentes a la patología tendinosa. La tendinopatía no tiene por qué ser una lesión exclusiva de la sobre-solicitación, aquellas personas que tengan una vida sedentaria, con pocos estímulos mecánicos (a través del ejercicio) sufrirán una serie de cambios en la estructura tendinosa, pudiendo desencadenarse el inicio de la disfunción por un carga puntual excesiva o no.

 

Esto hace que la modulación de la carga según la fase evolutiva de la lesión, así como el estímulo mecánico a través de un ejercicio pautado sean elementos indispensables como parte del tratamiento.

Javier Herraiz

Esta patología afectará tanto a personas con una vida sedentaria como con actividad laboral o deportistas.

Tendinopatías: factores de riesgo

En cuanto a factores de riesgo asociados a nivel general a la disfunción del tendón, debemos tener en cuenta:

  • Alteraciones del perfil lipídico así como del metabolismo de los hidratos de carbono (diabetes).
  • Consumo de determinados fármacos: ciertas estatinas para el control de los niveles de colesterol, antibióticos como las quinolonas, etc..
  • Ciertas patologías con alteración hormonal.
  • Factores intrínsecos propios del individuo o relacionados con el tipo de actividad sea laboral o deportiva.

En líneas generales, un punto importante a manejar será la carga. Esta carga debe ser la correcta en relación a intensidad (gradual de menos a más), frecuencia (importante el tiempo de descanso entre estímulos) y velocidad.

Es importante realizar un proceso de adaptación al tipo de actividad que se desee realizar, siendo el ejercicio un elemento indispensable para obtener las adaptaciones necesarias en el tejido.

Recordemos que la electrolisis percutánea terapéutica es una parte fundamental del arsenal terapéutico del profesional para el tratamiento de tendinopatías.

Si te ha gustado este post, también puedes leer:

Tendinopatía del tendón de Aquiles, qué es y tratamiento

El hombro del jugador de baloncesto